El secreto mejor guardado

octubre 29, 2011 at 1:29 am Deja un comentario

matrimonio no consumadoHay preguntas que, por más que vengan de un ser querido o que tengan la mejor intención, taladran el alma. “¿Para cuándo el hijo, María?” María, arquitecta hoy de 42 años, y su esposo Sergio, también profesional, sonreían y desviaban la conversación. Las sonrisas eran una fachada, la procesión iba por dentro; la vergüenza, también. Y a medida que pasaba el tiempo, era cada vez más difícil. ¿Cómo decir a los dos años de casados que su matrimonio no estaba consumado?, ¿y a los cinco?, ¿a los ocho?, ¿a los diez?

Ambos eran de fuertes convicciones religiosas, de esos que pensaban que la virginidad era algo a mantener hasta el matrimonio. María tenía un padre especialmente autoritario. Sergio no era muy insistente. Pero el “Sí, quiero” ante el cura no pudo liberarlos. Eran casados y castos; e infelices.

En estos tiempos de sexualidad casi explícita en el prime time televisivo cuesta creer en algo así como un matrimonio “no consumado” o “blanco”. Así se conoce a la imposibilidad de una pareja heterosexual (en los hechos, no tiene por qué estar casada) de tener relaciones sexuales mediante penetración vaginal, intentándolo por lo menos una vez a la semana, durante un período mayor a los cuatro meses. Pero existe, y mucho más de lo que se cree: según varios estudios internacionales, esto ocurre entre el 1% y el 2% de las parejas. Incluso para la Iglesia Católica puede ser considerada causal de nulidad para un matrimonio (ver nota aparte). Esta situación suele permanecer secreta bajo siete candados, en el más absoluto silencio, como el más avergonzante y humillante de los tabúes.

Lo sabe bien Laura (33), nueve años de noviazgo y seis de casada “blancos”. Primero fue el miedo, luego fue la “responsabilidad” como excusa, finalmente, el acostumbramiento. Nada durante el noviazgo, nada en la noche de bodas, nada en la luna de miel, nunca nada jamás. “Hacia el mundo externo, (éramos) la pareja ideal; en casa, buenos amigos. Llegó un momento que no teníamos el más mínimo contacto. Nuestro problema iba con nosotros hacia todos lados como un equipaje. Yo me sentía un bicho raro, sentía mucha vergüenza y me preguntaba: ¿con quién compartir esto? Y la respuesta era: con nadie”.

El sexólogo clínico Santiago Cedrés, director del Centro Plenus, califica a esta disfunción como “el secreto más guardado” entre un hombre y una mujer. Pero de a poco, el velo se va cayendo. Es por eso que más que hablar de un aumento de casos, los especialistas hablan de un incremento notorio de la cantidad de parejas que están pidiendo ayuda.

causas. Necesaria aclaración: no tener coito vaginal no significa que la pareja no tenga vida sexual. “Son hombres y mujeres muy, muy creativos en el juego previo”, explica el psiquiatra y sexólogo Carlos Moreira, director de la Clínica Masters. No tienen más remedio que serlo. Es que cuando falta la penetración, tienen que encontrar mecanismos sustitutivos -sexo oral, anal, masturbación mutua- para llegar al orgasmo.

El vaginismo, la contracción involuntaria de los músculos perivaginales impidiendo la penetración, es señalada como la principal causa de la no consumación.

El Centro de Educación, Terapia e Investigación en Sexualidad (Cetis) de Argentina, un lugar de referencia mundial sobre este tema, indica que en el 64% de las parejas con este problema, son ellas las que no quieren o pueden ser penetradas. Más claro: por más que debe encararse como un problema de ambos, en la mayoría de los casos, la “culpa” es de la mujer. La fobia sexual (que es menos frecuente en el hombre) y la dispareunia (dolor genital asociado al coito), que pueden estar vinculadas o no a esa causa principal, son otros de los factores señalados. Los expertos uruguayos coinciden, pero Cedrés sube la prevalencia del vaginismo a un 70% de los casos y Moreira a un 90%.

Es que hasta la investigación médica resulta ser machista. Cuando la responsabilidad en un matrimonio no consumado recae en el hombre (un 16% de los casos, según el Cetis), ya sea por disfunción eréctil total o eyaculación precoz “anteportas” (antes de la penetración), un fármaco, ya sea en base al sildenafil o antidepresivos, puede significar la solución mágica.

Pero en una mujer, el vaginismo implica un tratamiento más prolongado que, aseguran los especialistas, llega en la inmensa mayoría de los casos a buen puerto. La metodología empleada incluye psicoterapia, medicamentos, ejercicios de relajación e incluso el uso de dilatadores vaginales (ver nota aparte).

“Por lo general, el vaginismo se acompaña de fuertes molestias y dolor, el cual agudiza el reflejo y el evitar la práctica (sexual). En casos agudos, la mujer no permite ni siquiera la inspección del ginecólogo, trepa en la camilla y cierra las piernas con mucha fuerza intentando de manera inconsciente, evitar cualquier penetración. Las causas son variadas. El 99% son de origen emocional, no orgánico: experiencias traumáticas, temores por ignorancia, represiones, educación negativa, represiva y culposa en torno a lo sexual”, dice la psicóloga y sexóloga Carolina Villalba, responsable del portal sexualidadplena.com.

Gabriela Dartayete, psicoterapeuta del Centro Plenus, matiza la influencia de una educación en exceso represiva -basado en lo religioso o no- en temas sexuales. “Si bien eso tiene profunda influencia, no tiene por qué ser determinante. La educación y las creencias -sea de la religión que sean- pueden brindar restricciones, pero también cuidados y sentido al vínculo sexual. El ser humano tiene libertad y es capaz de lograr autonomía para elegir el modo en que se relaciona sexualmente”.

motivaciones. El reloj biológico de las mujeres, ese deadline que indica que a eso de los 35 años están perdiendo el tren para la maternidad, es, coinciden los expertos consultados, la principal motivación para encarar el problema. “Hay que tomar en cuenta que este es un problema de ambos. Y entonces suelen llegar a la consulta cuando quieren concebir”, señala el sexólogo clínico Cedrés. Según un estudio del Cetis, el 56% de las parejas que consultan tienen entre 31 y 40 años.

No es la única motivación. “La maternidad puede ser un detonante, pero también está, en ambos integrantes de la pareja, el deseo de afrontar un acto sexual con naturalidad”, agrega la psiquiatra Dartayete.

Esa “naturalización” puede requerir un doloroso proceso mental. Los juegos sexuales que no incluían penetración vaginal parecían suficiente para Noelia (39), también arquitecta. Así lo fue para ella y para su pareja durante 13 años. Cuando quisieron “vivir etapas de la intimidad” que les hicieran sentir que avanzaban, se sintió estancada. Descubrieron, con llantos, negativas, miedos, obstáculos que no alcanzaban a definir, y “una angustia emocional enorme”, que activar algo que les era completamente nuevo y ajeno era por demás difícil. Una larga lista de fracasos de pareja anteriores, divorcios o no, también es motivo para pedir ayuda.

De los casos antes nombrados, Laura y Noelia eran vagínicas. También lo era María, aunque su caso estaba agravado porque la no consumación de su matrimonio tenía un origen mixto (el restante 20% de los casos, siempre de acuerdo con el Cetis). La ansiedad sexual le provocaba a su marido, Sergio, episodios de impotencia durante los (escasos) intentos. De ahí la importancia de que la pareja encare conjuntamente el problema.

animarse. “Con el surgimiento de más recursos médicos para los tratamientos, estas consultas han crecido exponencialmente”, afirma el director de Plenus. El acceso a más información, añade Villalba, también conspira para terminar con esta angustia. Distintos responsables de clínicas sexológicas consultados, indicaron que hoy entre el 5% y el 15% de las parejas que asisten lo hacen por la no consumación de su relación.

Hoy y en la clínica Masters, Moreira atiende dos casos por mes de vaginismo. Una década atrás, llegaba por ese problema una mujer cada tres meses. Un incremento -solo en esa institución- del 500% de consultas por la disfunción sexual más relacionada a los matrimonios no consumados.

En un artículo publicado en el diario argentino Clarín, el pasado 29 de agosto, se indicó que en ese país las consultas médicas por no poder tener sexo con penetración vaginal crecieron un 15% en diez años, y que estas terapias son efectivas en un 97% de los casos.

“Cuando surgió el Viagra, nadie, ni siquiera (el laboratorio) Pfizer, pensó que había tantos impotentes. ¡Acá ocurrió lo mismo! En el caso del vaginismo fue fundamental la difusión de la terapia sexual, y la integración de lo cognitivo con ejercicios físicos y aparatos”, enfatiza Moreira.

En épocas nada lejanas, estas parejas quedaban condenadas al fracaso o a vivir con un secreto que los avergonzaba. Hoy Sergio y María siguen sin tener hijos (y a ella se le está acabando el tiempo), pero al menos se han “rehabilitado” en lo sexual. Tras 15 años sin nada, Laura ya dejó de sentirse un “bicho raro”; de hecho, dejó de andar por la vida con la mirada hacia abajo, con la cara apenas lavada, para sentirse “una mujer plena, segura, feliz, atractiva, sexy, gustada” y con un matrimono revitalizado. Noelia también se animó a la terapia y, como las demás, aprendió a conocer su cuerpo y a hacérselo conocer a su pareja; un año después, llegó Luciana, su primera hija.
Lo dijo
Carlos Moreira

clínica masters

“Para que tenga una idea de cómo avergüenza la magnitud del tabú. Una paciente mía tenía una hermana ginecóloga. Y ella me decía: `No puede ser que mi hermana esté dando clases de sexo en los liceos y yo no me anime a hablar de este tema con ella`”.
Carolina Villalba

http://www.sexualidadplena.com

“En un estudio que he realizado con 25 casos de vaginismo, doce de ellos eran matrimonios no consumados. Esta disfunción es la causa de la inmensa mayoría de los casos. El vaginismo puede presentarse desde el inicio de la vida sexual”.
Santiago Cedrés

centro plenus

“En Plenus y en los últimos 4 años, el 5% de las parejas que vinieron fueron por matrimonios no consumados y las edades estaban entre los 25 y los 45 años. Uno solo era causado por disfunción eréctil total. El resto eran por vaginismo severo”.
Psicoterapia y ejercicios

La sexóloga Carolina Villalba indica que, muchas veces, “solo el hecho de informar y mostrar la anatomía de la mujer, que conozca su cuerpo y enseñarle técnicas de relax y de autodescubrimiento, obran cambios muy importantes”. Y es fundamental, agrega, que el varón se integre a la tarea.

El doctor Carlos Moreira, de Clínica Masters, tiene un método a desarrollar en ocho sesiones que puede incluir ejercicios de respiración, hipnosis y el uso “progresivo” de dilatadores vaginales. Estos son una suerte de consoladores que pueden ser inflables o fabricados en PVC o silicona. El más fino tiene el grosor de un lápiz y el más grueso, el de un pene. “Pero también hace falta un encare psicoterapéutico, ¡esto no es como abrir una vía que está cerrada! Hay que sacarle la fobia, el miedo. Y debe sentir que está progresando en cada sesión”.

Santiago Cedrés, director de Plenus, agrega que se pueden emplear antifóbicos y ansiolíticos. También habla de esos dilatadores (los llama bujías) y de la importancia de la colaboración de la pareja. “El matrimonio no consumado por vaginismo, es una disfunción sexual que no se puede corregir sola”, enfatiza.

FUENTE: El Pais
http://www.elpais.com.uy/suplemento/ds/el-secreto-mejor-guardado/sds_596790_111002.html
Anuncios

Entry filed under: Pareja, Secciones, Sexo. Tags: , , .

Llegaron para quedarse, peligrosamente: anorexia y bulimia La agresión a la mujer la frenaría la misma familia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subscribe to the comments via RSS Feed


Psicólogos en Venezuela

Entradas recientes

Psicologos en Venezuela

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.


A %d blogueros les gusta esto: