La obesidad afecta a un 33 % de la población infantil

noviembre 12, 2011 at 7:55 pm Deja un comentario

La obesidad afecta a un 33 % de la población infantilPara evitar la obesidad en los adolescentes se hace necesario implementar programas de prevención en la alimentación. Este problema se presenta en niños con edades entre los 5 y 15 años.
Actualmente existe un incremento en la prevalencia de obesidad, tanto en niños como en adolescentes. Esta enfermedad es responsable de un porcentaje considerable de muertes por año, dado que es un factor de riesgo de serias complicaciones metabólicas y cardiovasculares, se hace prioritario el diseño y la implementación de programas de prevención por parte de las entidades de salud.

Unos kilos extra no implican obesidad. Sin embargo, ello puede indicar una tendencia a ganar de peso con facilidad y la necesidad de cambios en la dieta o ejercicio.

“Generalmente un niño no se considera obeso hasta que pesa por lo menos un 10 por ciento más que el peso recomendado para su estatura y tipo de cuerpo. El problema comienza en la infancia entre las edades de 5 a 6 años y durante la adolescencia. Los estudios han demostrado que el niño entre las edades de 10 a 13 años tiene un 80 % de probabilidad de convertirse en un adulto obeso”, explicó la nutricionista Nelcy Díaz Huertas.
La causa de la enfermedad que afecta varios aspectos de la vida del pequeño se puede dar por factores hereditarios como por medio ambiente.

La predisposición a la obesidad parece darse por una compleja combinación de 250 genes, siendo una mínima parte defectuosa de estos los que interfieren en la aparición de la enfermedad como tal.

“Tradicionalmente se ha considerado que las dietas excesivas en grasas conducen a la obesidad, pero estudios epidiomológicos no han corroborado consistentemente esta afirmación. Entre los factores alimentarios asociados con la enfermedad esta las comidas rápidas con alto contenido de almidón y alta cantidad de azucares, así como las bebidas gaseosas y jugos de sabor artificial que con una rutina alimentaria deficiente puede influir en el desarrollo de esta afección”, aseguró la especialista.

Sedentarismo
En las últimas décadas, debido al incremento de las ocupaciones en las familias donde los padres trabajan y los chicos permanecen solos, la televisión se ha constituido en unos de los factores más determinantes en el desarrollo de la obesidad.

“Los pequeños queman el tiempo viendo programas en la televisión, o jugando con los vídeo juegos de última tecnología, esto asociado a la mala alimentación debido a la falta de tiempo de los padres o cuidadores, los chicos se alimenten de comida chatarra y precocida que contiene un alto porcentaje de calorías, esto sumado a la inactividad física hace que toda esa grasa se procese en el cuerpo obstruyendo las cavidades del corazón y aumentando el riesgo de padecer obesidad”, indicó Díaz Huertas.

Trastornos emocionales
La gordura extrema en los niños y adolescentes está asociada con un aumento en el riesgo de problemas emocionales. Los adolescentes con sobrepeso tienden a tener una autoestima mucho más baja y hacer menos populares. La depresión, la ansiedad y el desorden obsesivo compulsivo también pueden ocurrir.

“Los niños obesos necesitan una evaluación médica por un nutricionista, así como por un sicólogo que detecte los problemas emocionales y físicos que la enfermedad ha causado en el niño, puesto que su cuerpo ha cambiado afectando su imagen ante los demás siendo objeto de burlas y comentarios salidos de tono. En ausencia de un desorden físico, la única manera de perder peso es reduciendo el número de calorías que se comen y aumentando el nivel de actividad física del niño. La pérdida de peso duradera sólo puede ocurrir cuando hay motivación propia, ya que la obesidad a menudo afecta a más de un miembro de la familia. El establecer hábitos sanos de comer y hacer ejercicio regularmente como actividad familiar pueden mejorar las oportunidades de lograr exitosamente el control de peso para el chico”, concluyó la nutricionista.

La obesidad con frecuencia se convierte en una cuestión para toda la vida. La razón por la cual la mayoría de los adolescentes ganan el peso que han perdido es porque regresan a los hábitos viejos de comer y no ejercitarse. Un adolescente obeso por lo tanto tiene que aprender a comer y a disfrutar de los alimentos saludables en cantidad moderada y ejercitarse regularmente para mantener el peso deseado. Los padres de un niño obeso pueden mejorar la autoestima de su hijo enfatizando los puntos fuertes y cualidades positivas en lugar de enfocarse en el problema del peso.
Cuando también tienen problemas emocionales, el siquiatra puede trabajar con el médico de la familia del niño y desarrollar un plan de tratamiento comprensivo. Este debe incluir actividades con cada uno de los miembros de la familia que se ven afectados por el problema del niño.

Recomendaciones
– Comenzar un programa de control del peso.
– Cambiar los hábitos de comer (despacio, desarrollar una rutina).
– Planificar las comidas y hacer una mejor selección de los alimentos (comer menos alimentos grasosos y evitar los alimentos de poco valor nutritivo).
– Controlar las porciones y consumir menos calorías.
– Aumentar la actividad física (especialmente el caminar) y tener un patrón de vida más activo.
– Enterarse de lo que el niño come en la escuela.
– Hacer la comidas en familia en lugar de estar viendo la televisión o estar en el computador.
– No utilizar los alimentos como premio.
– Asistir a un grupo de apoyo.
-Darles mucho amor.

Causas
– Hábitos de comer pobres.
– Comer de más o perder la capacidad para dejar de comer.
– Falta de ejercicio (ej: los niños que se pasan acostados en el sofá)
– Historial de obesidad en la familia.
– Enfermedades médicas (problemas endocrinológicos o neurológicos).
– Medicamentos (esteroides y algunos medicamentos siquiátricos).
– Cambios en la vida que les causan mucho estrés (separaciones, divorcio, mudanzas, muertes, abuso).
– Problemas familiares.
– Baja autoestima.
– Depresión u otros problemas emocionales.

Riesgos
– Aumento en el riesgo de enfermedades del corazón.
– Hipertensión.
– Diabetes.
– Problemas al respirar.
– Dificultades al dormir.

Por : Yaqueline Hurtado Domínguez

FUENTE: la crónica digital
http://www.cronicadelquindio.com/noticia-completa-titulo-la_obesidad_afecta_a_un_33___de_la_poblacion_infantil-seccion-general-nota-38708.htm
Anuncios

Entry filed under: Adolescencia, Infancia, Salud, Trastornos alimenticios. Tags: .

Vejez es cambio, no limitación Informe Especial para padres: El cerebro de los adolescentes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subscribe to the comments via RSS Feed


Psicólogos en Venezuela

Entradas recientes

Psicologos en Venezuela


A %d blogueros les gusta esto: