La psicología positiva en contexto

abril 22, 2012 at 11:21 am Deja un comentario

¿Cuál es la tarea de un psicólogo clínico? La respuesta usual apunta a un profesional que se ocupa de aliviar o curar el trastorno psíquico…, y esto sería sólo parcialmente correcto. También está dentro de la competencia profesional del psicólogo promover la salud psíquica.

Ambas tareas –curar enfermedad y promover salud– responden a dos puntos de vista diferentes: al del modelo médico, la primera, y al del enfoque salugénico, la segunda.

Se define a este último enfoque como un macro modelo conceptual que nos permite identificar, investigar y promover los aspectos positivos del psiquismo humano. Completa así al tradicional modelo médico que se centra específicamente en detectar y curar la enfermedad.

La hegemonía del modelo médico es responsable de que la representación social del psicólogo sea la del profesional que cura la enfermedad psíquica exclusivamente, casi como si por consenso hubiéramos redefinido a la psicología como “la ciencia que estudia el psiquismo… enfermo.”

Hecha esta aclaración de orden epistemológico, corresponde decir que la psicología positiva es el último movimiento –el más actual, el que ahora está en el candelero– del mencionado enfoque salugénico de la psicología. Pese a estar de moda, no se puede decir que sea una novedad.

El enfoque salugénico se inaugura en psicología con la psicología humanística en los años ’60 y ’70 del siglo 20. Se consolida en una serie de investigaciones relacionadas con las potencialidades humanas en los años ’80, y se cristaliza finalmente con el lanzamiento de la psicología positiva, por Martin Seligman, al inicio de este siglo.

La psicología positiva tiene como objetivo académico el estudio científico del bienestar psíquico, y como objetivo clínico que las personas “florezcan” o se desplieguen en todo su po­tencial.

En la década transcurrida desde su lanzamiento, la psicología positiva ha aportado mucho conocimiento acerca de los rasgos, las emociones, las instituciones y las relaciones positivas.

Acumula también un cierto número de intervenciones para promover las emociones positivas, el compromiso con nuestra acción, el encuentro de un sentido vital, el cultivo de las relaciones positivas y el crecimiento en logros y objetivos.

Sin embargo, también presenta falencias. Entre ellas se destaca el fuerte etnocentrismo de su impronta norteamericana. Tal vez ya sea hora que desde aquí, desde el sur del continente, no nos contentemos con seguir los rumbos que indica la brújula del norte y contribuyamos al nuevo movimiento y a la decantación del enfoque salugénico hablando con voz propia.

*Doctora en psicología (Universidad de Palermo) y “counselor” especializada en Desarrollo Personal.

FUENTE: La Voz Temas
http://www.lavoz.com.ar/analisis/psicologia-positiva-contexto
Anuncios

Entry filed under: Felicidad, Psicología. Tags: , , .

La expresión facial de las emociones no es igual en todo el mundo El vaso medio lleno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subscribe to the comments via RSS Feed


Psicólogos en Venezuela

Entradas recientes

Psicologos en Venezuela


A %d blogueros les gusta esto: