Método para que hombres y mujeres sean líderes en el trabajo y en casa

mayo 20, 2012 at 9:51 am Deja un comentario

Ocurre más a menudo de cuanto podría pensarse. Un directivo o alto ejecutivo de una multinacional o una empresa media participa en un coaching, una suerte de entrenamiento para identificar problemas y diseñar metas, impartido por un psicólogo o coach (entrenador) profesional. Objetivo: mejorar el trabajo en equipo o la comunicación entre cuadros medios, por ejemplo. Y durante el proceso de diálogo entre ambos, se detecta que el verdadero problema está en el hogar.

“Hemos visto a demasiados ejecutivos quemados en casa, y entonces su rendimiento en el trabajo también baja. Sus cónyuges dicen que están hartas (o hartos), y ellos (o ellas) no saben qué hacer”, resume el coach estadounidense William Murray, que ha desarrollado un programa de coaching para la relación entre ejecutivo o ejecutiva y su cónyuge. “El ejecutivo se siente atrapado por las presiones del trabajo; la esposa, por un compañero poco atento. La esposa quizá opte por dejarle, y al ejecutivo suele pillarle por sorpresa la demanda de divorcio. El resultado es un bajo rendimiento laboral”, concluye.

Visto así, suena terriblemente instrumental, como si el objetivo del coaching de pareja para ejecutivos fuera asegurar la paz en el hogar para que la producción en la empresa no se resienta. Por fortuna, no se trata sólo de eso. Se le inyecta un contenido mucho más humanista, pues también los coaches de Estados Unidos -donde nació esta metodología- defienden cada vez más el equilibrio entre las dos vidas de un alto ejecutivo sometido a ingente presión laboral. La idea está llegando a España. Hoy mismo, el Institut Gomà, entidad privada de servicios terapéuticos integrales, celebra en Barcelona un seminario introductorio al coaching de pareja para que coaches en ejercicio consideren las ventajas de introducir ese elemento de vida personal en el coaching general relativo a dinámicas de empresa.

“El coaching de pareja es una forma de intervención psicológica diseñada para ayudar a las parejas a resolver sus conflictos, y se fundamenta en el liderazgo personal de las dos personas que la forman; se trata de que la pareja actúe como un equipo”, explica la psicóloga Hermínia Gomà, directora del Institut Gomà y codirectora junto al psicólogo Antonio del Cerro Ramón del máster en Coaching y Liderazgo Personal de la Universitat de Barcelona (UB). Este máster, como el de Coaching Ejecutivo y Personal de la Universitat Pompeu Fabra (UPF), el de Coaching Ejecutivo de la Universidad de Deusto, o el curso homónimo de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y otros similares en España- forman a especialistas que ayuden a los ejecutivos a desarrollar las actitudes apropiadas para el liderazgo personal en la empresa, la autoestima profesional, la comunicación con el equipo…

El coach es, de hecho, un profesional de la escucha. Los procesos más rápidos pueden ser de cinco sesiones de una hora, pero lo normal es bastante más, con un mínimo de tres meses. “La empresa detecta necesidades concretas de directores generales o altos ejecutivos y les paga un proceso de coaching -explica Hermínia Gomà-. Si el interesado descubre que hay detrás un problema de pareja, o consigue que su empresa alargue el coaching en ese aspecto o bien contrata por su cuenta un coaching de pareja acompañado por su cónyuge”.

De hecho, y pese a la crisis económica, cada vez más organizaciones programan seminarios sobre relaciones de pareja para sus empleados o socios, u organizan actividades de corte familiar. Así, la Asociación de Jóvenes Presidentes Ejecutivos (YPO, por sus siglas en inglés) ofrece a sus miembros “un fin de semana largo de aventuras en los Andes con la familia para reconectar con los hijos”, o “un safari de una semana en Sudáfrica para dejar atrás la rutina diaria y reconectar con la familia”. Incluso empresas suecas solían sufragar fines de semana románticos de sus altos directivos con sus parejas. Todo esto no es coaching, claro, pero denota comprensión por parte de la propia empresa de que le conviene que sus dirigentes tengan una vida feliz en el hogar, pues repercutirá en la cuenta de resultados.

“He trabajado con líderes de las cúpulas de grandes empresas durante años -tercia el estadounidense Douglas McKenna, doctor en Psicología y presidente del Oceanside Institute, que realiza coaching en liderazgo para directores generales y consejeros delegados-. Un ejecutivo con una vida familiar feliz gestiona mejor problemas graves en el trabajo y permanece optimista y satisfecho con la vida en general. Pero un ejecutivo con problemas conyugales y familiares no logra sentirse bien con su vida, incluso si tiene mucho éxito en el trabajo”.

McKenna arguye por correo electrónico que “a los ejecutivos a menudo les cuesta más ser buenos líderes en casa que en el trabajo; estamos emocionalmente tan conectados con nuestros cónyuges, hijos y familia que es muy difícil sostener nuestras convicciones, tomar decisiones impopulares y mantener fuertes nuestras relaciones”. Pero “los que son buenos líderes en casa son también casi siempre buenos líderes en el trabajo; y tristemente, muchos ejecutivos se entregan a las presiones del trabajo y desisten de ser líderes en casa”. Objetivo del buen coach: ayudar a sus clientes a organizar sus vidas de modo que sean líderes efectivos en la oficina y en el hogar.

Hermínia Gomà
Psicóloga de terapia de pareja y ‘coach’
“Liderazgo, empatía y escucha son competencias que llevar también al hogar”
Especialista en terapia sexual y de pareja, la psicóloga Hermínia Gomà se dedica también al coaching desde hace doce años, e insiste en la importancia del coaching de pareja también para ejecutivos. “Hay competencias relacionales, como liderazgo, empatía, escucha, motivación…, que habría que llevar también al hogar –argumenta Gomà–, pero a la mayoría de los ejecutivos les falta formación de pareja, sólo tienen el referente de la suya o de la de sus padres”. La clave, a su juicio, es plantear la pareja como un equipo. De hecho, en el coaching de pareja en sentido estricto marido y mujer acuden juntos a las sesiones con el coach.

A veces, explica esta psicóloga, también codirectora del máster en Coaching y Liderazgo Personal de la Universitat de Barcelona (UB), “en un proceso de coaching ejecutivo se ve que hay detrás un problema de pareja, que esa persona se está separando, o se ha enamorado de un compañero de trabajo, o tiene dificultades con los hijos… y por eso les cuesta atender a su equipo”.

Esta barcelonesa de 55 años empezó hace ya veinte a proponer a empresas catalanas que dieran cursos de autoestima a sus empleados, “y ahora se invierte en coaching para trabajar la autoestima con más normalidad”, dice. Sostiene que esa autoestima debería darse a todos los niveles, y cada vez más se admite que “es importante dentro del entorno profesional que las personas tengan relaciones de pareja gratificantes, porque, si no es así, empeora la calidad de vida de esa persona, y también su trabajo se ve tocado”.

En el caso del empresario, le puede resultar muy complejo “afrontar las exigencias de su empresa si tiene también un frente abierto en casa”, por lo que le corresponde alcanzar un equilibrio para que su cónyuge e hijos no se sientan excluidos del equipo.

Hermínia Gomà preside también el II Congreso nacional de coaching y liderazgo, que se celebrará en Barcelona los días 25 y 26 de este mes, en el campus Mundet de la UB. El tema es Un paso más, crecer en valores, e incluye sesiones sobre asuntos de pareja y cuestiones emocionales. Desde el 2009, Hermínia Gomà escribe un blog, coachingparadirectivos.com, sobre liderazgo profesional en los negocios.

Juan Carlos Albaladejo
Psicólogo con 26 años de ejercicio
“Hay hombres que en el trabajo nunca dicen no, y a su mujer siempre le dicen no”
La presión del trabajo en determinados puestos es altísima. “Ese ejecutivo está dando más energía a ese trabajo de la que debería, y la familia se resiente”, argumenta Juan Carlos Albaladejo, psicólogo barcelonés de 50 años que ha incorporado el coaching a su práctica profesional. “Hay hombres que en su trabajo nunca dicen no, y en casa a su mujer siempre le dicen no –alerta–. Ella se va hartando y cansando”. Los casos más usuales que Albaladejo ha visto son los clásicos del directivo ocupadísimo, que viaja mucho, no se implica en el hogar, llega cansado y el fin de semana quiere dedicarse a sus aficiones. La pareja y los hijos lo pagan.

“En el caso de las directivas, esto ocurre menos, porque suelen acotar mucho los viajes, y no se quedan a tomar copas después de cenas de trabajo, sobre todo si tienen hijos”, relata Abaladejo, quien ha visto ya directivos varones con este mismo planteamiento, “y que se ven también penalizados cuando hay promociones, porque cuenta mucho la presencia en esos círculos”. En ese marco, cuando se hace coaching de pareja, “suele aflorar que el 50% del problema es el trabajo de uno de los dos”.

Albaladejo ve en la crisis económica la otra cara de este tipo de situación: un ejecutivo, hombre o mujer, puede hacer pedazos su familia por culpa de un trabajo que todo lo invade, “y al que se ha quedado sin empleo y no tiene recursos, le ocurre algo parecido en su vida familiar y conyugal”.

Beatriu Balsera
Llegó al ‘coaching’ desde la empresa
“La mochila de casa que se lleva la mujer ejecutiva suele ser mayor que la del hombre”
Beatriu Balsera se convirtió en coach tras veinte años en la empresa privada, y precisamente a través de un proceso de coaching. “Hace cinco años, en la última empresa en que trabajé hubo un cambio en la dirección; querían resituarse en el nuevo contexto en que se intuía la crisis”, cuenta Balsera, de 42 años, diplomada en Empresariales, con estudios de marketing y comunicación. La experiencia le hizo tomar conciencia, y cursó un máster en Coaching. “Tu entorno personal te acompaña a tu entorno profesional, y la mochila de casa que se lleva la mujer suele ser mayor que la del hombre, aunque eso está cambiando”, dice esta profesional, que vive en pareja con el padre de sus dos hijos, de 7 y 10 años.

Es una cuestión de roles en casa (esposa y madre, o esposo y padre) y en el trabajo (ejecutivo sometido a presión), que salta a la vista cuando “se programan a las siete de la tarde reuniones que podrían hacerse por la mañana, y la ejecutiva tiene prisa pensando en la cena de sus hijos, y el hombre no”, alerta Beatriu Balsera. La solución, dice esta coach barcelonesa, radica en que la pareja funcione como “un equipo que se distingue del de trabajo por tener además el amor”.

Para conjurar el riesgo de que ese equipo familiar esté sólo al servicio de la trayectoria profesional de uno de ambos, y la convivencia salte por los aires, “hay que intentar casar los objetivos de cada uno en un proyecto común”.

Francesc Corbella
‘Coach’ que antes tyrabajó en PYMES
“Si marido y mujer trabajan juntos en su pequeña empresa, no ponen límite a lo laboral”
Diplomado en Empresariales y máster en Coaching, Francesc Corbella, de 28 años, lleva dos trabajando en este ámbito, y alerta de un caso usual en Catalunya, donde abunda el tejido de pequeñas y medianas empresas. “Muchas veces marido y mujer son copropietarios y trabajan juntos –aduce–, y sucede que no diferencian entre trabajo y familia, no ponen límites a lo laboral, se llevan trabajo a casa, y esa rutina acaba derivando en problemas en los dos ámbitos”. Ejemplo de cómo se refleja eso en la empresa: en materia de liderazgo, “a veces los empleados no acaban de saber bien quién es el jefe”.

Para marcar espacios vitales y laborales en la pareja que comparte vida y negocio, Corbella les recomienda que, “si tienen una tienda, que uno despache por la mañana y el otro por la tarde, o si es un pequeño negocio, que uno se centre en las ventas y el otro en los proveedores”. No es raro que, al buscar soluciones en la empresa, se detecte que el verdadero problema está en el hogar: “Al hacer coaching para mejorar la comunicación con los trabajadores –aclara Corbella–, puede verse que eso falla en casa en el trato con la pareja o los hijos”. Corbella –residente en Sant Just Desvern y oriundo de Sant Andreu de la Barca– trabaja como coach de liderazgo sobre todo para pequeñas empresas, y defiende que se incluyan también aspectos relacionales de pareja, porque “todo en la vida está interconectado”.

Anamaría Delgado
Especialista en Recursos Humanos
“Un empleado que se separa o que ha perdido a un familiar debería ser más comprendido”
Esta barcelonesa de 54 años, residente en Vilanova i la Geltrú, trabajó años en departamentos de recursos humanos de multinacionales, y se llevó esa experiencia a su labor actual como coach. Anamaría Delgado, máster en Coaching, está convencida de que “un buen líder de recursos humanos es un líder coach, porque da un servicio al cliente interno, es decir, el trabajador; ese servicio es escuchar”. Y arguye, además, que eso no le cuesta dinero a la empresa.

Según Delgado, “si un empleado ha estado de baja por enfermedad, se ha separado o ha sufrido la muerte de un familiar, debería ser más comprendido, y eso no siempre ocurre; algunas veces sí, cuando el directivo de recursos humanos adopta esa política”. Así, por ejemplo, “pueden aprovecharse las rutinas productivas, como reuniones matinales u otras costumbres de la empresa, para felicitar a esa persona o acompañarla en el duelo”. A su juicio, se produce así un efecto cascada que lleva a “aumentar la calidad de la escucha de todos” y a que todos trabajen más a gusto. Es verdad, concede Anamaría Delgado, que se puede incurrir en una americanización del estilo de trato en la empresa, con sonrisas que los europeos pueden percibir como forzadas. Ella misma trabajó un tiempo en una compañía con 400 empleados en la que dar los buenos días era norma casi obligatoria; “al final, era francamente agradable saber que alguien te daría los buenos días”.

FUENTE: La Vanguardia.comhttp://www.lavanguardia.com/vida/20120519/54295925784/metodo-hombres-mujeres-sean-lideres-trabajo-casa.html
Anuncios

Entry filed under: Educación, Pareja, Psicología, Salud. Tags: , , , , .

Cómo Internet está cambiando la forma en que funciona el cerebro humano ¿Cómo hacen los chicos para entender todo esto?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subscribe to the comments via RSS Feed


Psicólogos en Venezuela

Entradas recientes

Psicologos en Venezuela


A %d blogueros les gusta esto: