El andador es cuestionado por los especialistas en psicología evolutiva

agosto 18, 2014 at 4:25 pm Deja un comentario

image

Consideran que “anticipa el proceso de caminar, acción que debería darse naturalmente alrededor de los 12 meses de vida”.

Acompañar el crecimiento de un bebé implica tomar decisiones y una larga lista de cuestiones sobre las que no es fácil ponerse de acuerdo. Sobre todo, cuando la voz de los especialistas interfiere con las costumbres, ya que, en materia de crianza, la tradición suele imponerse como la mejor opción, aunque no siempre sea la más adecuada.

Tal es el caso del uso del andador: una sillita rodeada por una baranda que se afirma sobre una base con ruedas. Mientras que los padres se preguntan si será bueno para ayudar al bebé a iniciar la marcha, este elemento es cuestionado por los especialistas en psicología evolutiva al considerar que “anticipa el proceso de caminar, acción que debería darse naturalmente alrededor de los 12 meses de vida”.

El andador, definido en ocasiones como una muleta o apoyo evita la actividad del gateo, conducta fundamental para el desarrollo evolutivo.

Susana Buscaglia, doctora en psicología y especialista en gimnasia cerebral explica: ” el gateo conecta los hemisferios cerebrales y crea rutas de información cruciales para la maduración de las diferentes funciones cognitivas”.

Claudio Santa María, rector del Instituto Superior de Ciencias de la Salud, agrega sobre el uso del andador: “Los pediatras lo desaconsejan. Es mejor dejar que el bebé siga su desarrollo natural. Si los padres, aún a pesar de ello, se plantean comprar uno de estos dispositivos, deben saber que un andador hay que usarlo con moderación, ya que no es bueno dejar al niño durante períodos muy extensos en él”.

Ventajas y desventajas

Aunque algunas teorías apuntan a que los andadores pueden deformar los huesos del bebé y retrasar su desarrollo a la hora de andar, lo cierto es que este aparato tiene ventajas y desventajas, dependiendo de la manera en que se use.

Algunas de estas características positivas son las que suelen influenciar la decisión de compra en los padres. “En niños muy activos, el andador puede resultar útil para facilitar sus desplazamientos y es el juguete ideal para liberar energía”, indica Santa María. Por otra parte, le proporciona libertad al bebé para desplazarse por sí mismo. Además, según el especialista, ambas cualidades hacen que los padres crean que les deja tiempo y que es seguro.

Los riesgos

Los pediatras desaconsejan taxativamente el uso de andadores porque le impide a los bebés aprender a andar antes de lo que lo harían sin utilizar uno de estos dispositivos. Además, esta “sillita con ruedas” es peligrosa porque puede provocar accidentes domésticos si el niño no cuenta con la supervisión de un adulto.

“El andador hace que el niño se sienta demasiado libre como para intentar cosas que le pueden resultar peligrosas, como bajar las escaleras que pueden provocar lesiones graves, como traumatismos craneo encefálicos. Además, estos artefactos también permiten acceder a objetos peligrosos que normalmente están fuera del alcance de un bebé”, concluye el pediatra Santa María.

URL:
http://m.d24ar.com//nota.php?id=328897

Anuncios

Entry filed under: Secciones.

Psicología de Navidad Parte II «Todo se supera, se puede volver a ser feliz incluso tras la muerte de un hijo»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subscribe to the comments via RSS Feed


Psicólogos en Venezuela

Entradas recientes

Psicologos en Venezuela

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.


A %d blogueros les gusta esto: