La psicología asesina

agosto 3, 2015 at 4:04 pm Deja un comentario

image

Por Priscilla Gómez
La versión más aceptada sobre el origen del Guasón está escrita en Batman: The Killing Joke , un comic de DC Comics publicado en 1988, escrita por Alan Moore y dibujada por Brian Bolland.

En este libro se entiende como nació el personaje del Guasón: un hombre común y corriente con una vida frustrada.

Él lo único que quiere es poder tener un trabajo que le permita conseguir una casa en un barrio bonito, donde pueda tener una vida suburbana junto a su esposa, quien está embarazada.

El Guasón tenía un empleo estable en una planta química, pero renunció para convertirse en comediante. Sin embargo, su plan falló.

En medio de una crisis existencial, se unió a la banda “Red Hood” .

Este nombre apareció por primera vez en el comic El Hombre tras la Capucha Roja ; escrita por Bill Finger en 1951.

La banda pretendía robar la planta donde trabajaba el Guasón, así que lo convocaron para que fuera su guía.

El día del robo le dieron la noticia de que su esposa había muerto. Sin ganas de seguir con la idea del robo, intentó desistir. Pero también en esto fracasó.

Cuando llegaron al edificio, un guarda de seguridad los encontró y, a partir de ese momento, todos intentaron huir.

Pero el Guasón tenía una máscara roja que le distorsionaba la vista y cayó en un río que estaba cerca de la tubería que vertía los residuos químicos de la planta.

Después de esto, nace el Guasón. Piel blanca, pelo verde, labios rojos. Macabro.

La historia sobre el nacimiento de uno de los villanos más emblemáticos de la historia no se aleja mucho de una realidad cotidiana que muchos podríamos tener.

Un mal día fue todo lo que necesitó para tomar una decisión que le cambió la vida.

Según Julio Solís Moreira, sociólogo e investigador del Centro de Investigación en Cultura y Desarrollo (CICDE), tomar una decisión es un acto circunstancial.

Según el experto, nadie, en una misma situación, actúa exactamente igual que otra persona.

De ello se puede inferir que el Guasón, antes de su accidente, representaba una condición humana que genera empatía: el estar confundido, triste, fracasado.

Es muy similar al personaje William Foster (interpretado por Michael Douglas, de la película Un Día de Furia (Falling Down) , quien se encuentra teniendo uno de los peores días de su vida. Primero queda atrapado en una presa demencial. Calor. Niños que gritan. Conductores malcriados. Nada que una autopista de San José no pueda recrear.

En medio de este caos, Foster decide huir. Deja su carro y corre.

A partir de esta decisión se desencadenan decenas de circunstancias desafortunadas que simplemente suceden. Además, las armas que va consiguiendo en el camino evolucionan: de un bate a una cuchilla; de una cuchilla a un bolso de gimnasio abastecido con armas… y así.

De acuerdo con Solís, la historia del Guasón está basada en un “teatro de lo absurdo”, término que proviene del uso filosófico de la palabra “absurdo”.

La acuñación del término, se le debe a Martin Esslin, un productor y guionista británico. Su definición la desarrolla en un libro homónimo en 1961, en el que propone el abandono absoluto de la razón y la preferencia de expresar el sentido del sinsentido de la vida.

“’El Teatro de los Absurdos’, expresa la noción de la falta de sentido de la condición humana y la insuficiencia del enfoque racional. También, analiza el abandono abierto de instrumentos racionales y el pensamiento discursivo.”

En el Guasón no hay una autoridad moral. Esto hace que el personaje tenga una actitud ambivalente.

Que sea él quien crea su propio orden en la sociedad.

El efecto Lucifer

El psicólogo Philip Zimbardo realizó un estudio en 1971 en el que convocó a estudiantes universitarios para una investigación psicológica llamada Experimento de la Prisión de Stanford.

Los voluntarios fueron analizados para comprobar la estabilidad psicológica, física y emocional.

Los estudiantes fueron asignados como prisioneros o guardias al azar y confinados a una prisión diseñada en el subsuelo de la Universidad de Stanford.

El proyecto – planeado para durar dos semanas – fue cancelado a los seis días por haberse vuelto demasiado real para los participantes.

Los prisioneros se volvieron sumisos y depresivos y los guardias se volvieron sádicos y abusadores.

La transformación se dio en menos de una semana.

Zimbardo, a partir de esto escribió El Efecto Lucifer , donde detalla por primera vez la cronología de los acontecimientos que tuvieron un efecto tan transformador sobre casi todos los implicados en la prueba.

El escritor explicó que el libro es una celebración de la capacidad infinita de la mente humana para convertirnos a cualquiera de nosotros en amable o cruel, compasivo o egoísta, creativo o destructivo, y de hacer que algunos lleguemos a ser villanos y otros, héroes.

Y aquí caemos en la analogía con la historia que originó uno de los villanos más sádicos y diabólicos de la historia. “Lo que mi investigación, junto con una gran cantidad de estudios psicológicos serios ha revelado, es el poder de las situaciones sociales para llevar a mucha gente corriente, incluso buena, tanto niños como adultos, por el camino del mal.”

Otro término, que personifica muy bien al Guasón es: La Risa Redentora.

Peter L. Berger, teólogo luterano y sociólogo estadounidense escribió un libro llamado así, en el que analiza lo cómico como un elemento crucial de la experiencia humana.

El humor -la capacidad de percibir algo como gracioso es universal; no ha existido cultura humana sin él.

Esto es, una de las razones por las que, no importa el grado de maldad que exprese el Guasón, es imposible no hacer una conexión con él, y hasta en ocasiones, empatizar.

Prueba de sinceridad

Finalmente, el término que más se acerca a la razón de ser del Guasón es el parresiastés, un término rescatado por Michel Foucault.

En pocas palabras, el parresiastés es alguien que utiliza la parresía, es decir, que dice la verdad. Alguien que no oculta nada, sino que abre su corazón y su alma por completo a otras personas a través de su discurso.

El parresiastés utiliza las las formas de expresión más directas que pueda encontrar. El caso es que decir tanta verdad puede parecer un acto de locura en una sociedad que necesita de la mentira, y que expulsa de forma funcional a ciertos tipos de individuos para poder mantener una identidad: una comunidad -falsamente-purificada.

URL:La nación

Anuncios

Entry filed under: Emoción, Neurosis, Psicología, Sentimientos, Violencia.

La pregunta trampa que pone en evidencia la avaricia humana Para qué sirve la psicología deportiva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subscribe to the comments via RSS Feed


Psicólogos en Venezuela

Entradas recientes


A %d blogueros les gusta esto: